Arnold Schönberg

Arnold Schönberg

El padre del dodecafonismo: Arnold Schönberg es un compositor de origen austriaco, creador del sistema dodecafónico de composición musical, y uno de los compositores más influyentes del siglo XX. Nació el 13 de septiembre de 1874, en Viena, en el seno de una familia judía. Autodidacta en la composición musical. Tuvo como profesor de contrapunto a Alexander Zemlinsky. Se trasladó a Berlín, donde durante dos años se mantuvo con el trabajo como orquestador de operetas y director de una orquesta de cabaret.

En 1903, Schönberg regresó a Viena para impartir lecciones. Allí conoció a dos compositores que se convirtieron en sus mejores amigos y sus alumnos más aventajados: Anton Webern y Alban Berg. En sus obras utilizaba complejas armonías, que después le llevaron a la atonalidad. Por esta causa, los estrenos de sus primeros dos cuartetos de cuerda no fueron bien recibidos, y se sintió perseguido por un público que no entendía su música. Durante estos años, también pintaba y, junto con varios artistas, exhibió sus cuadros en el círculo del pintor ruso Wassily Kandinsky.

En 1911, año en el que publicó el libro Teoría de la armonía, aceptó una plaza de profesor en Berlín. Allí compuso una de sus obras más influyentes, Pierrot Lunaire. Su estilo musical evolucionó desde el romanticismo tardío del siglo XIX a la técnica dodecafónica. Sus primeras composiciones tonales tienen reminiscencias de la música de Johannes Brahms, aunque pronto asimiló el cromatismo de Richard Wagner. Aunque Schönberg a veces regresaba a la composición tonal, en la mayor parte de sus composiciones de las décadas de 1930 y 1940, procuró sintetizar la técnica dodecafónica con los principios formales que había empleado durante su periodo expresionista.

Arthur Honegger

Arthur Honegger

Arthur Honegger es un compositor francés, nacido en 1892 y fallecido en 1955. En sus comienzos empleó los fundamentos del impresionismo, aunque, más tarde, desarrolló un estilo personal caracterizado por disonancias, ritmos marcados y un complejo contrapunto. Nació en Le Havre, de familia suiza. Estudió en los conservatorios de Zúrich y de París con Charles Marie Widor y Vincent d’Indy. Durante la década de 1920 perteneció al grupo de compositores franceses conocido como Les Six.

Su talento para expresar aspectos de la vida cotidiana contemporánea mediante sonidos, queda manifiesto sobre todo en dos de sus obras orquestales, Pacific 231 (descripción musical de una locomotora de vapor) y Rugby. Del resto de su producción cabe destacar Cris du monde, los oratorios Le roi David y Juana de Arco en la hoguera, así como la ópera Judith, sus cinco sinfonías y el original drama lírico Antigone, la opereta Les aventures du roi Pausole y el ballet Sémiramis en el que se usa un instrumento de ondas Martenot. En el campo de la música para el cine es autor de la banda sonora para el filme Napoleón del director Abel Gance y de la cinta Los miserables, de 1934. Se le considera uno de los compositores franceses más importantes e influyentes del siglo XX.

Arvo Pärt

Arvo Pärt

De su natal Estonia a Israel y Austria

Arvo Pärt es un compositor estonio, nacido en Paide, el 11 de setiembre de 1935. Estudió con Heino Eller en el Conservatorio de Tallin hasta 1963, periodo en el que compuso Necrology, primera composición serial estonia que inquietó a las autoridades soviéticas. Trabajó como director de grabación en Radio Estonia, y más tarde, compuso la música para cincuenta películas.

Entre 1968 y 1971 se dedica al estudio de los compositores medievales franco-flamencos, desde Guillaume de Machaut a Josquin des Prez. Siguió un periodo de silencio que duró hasta 1976, fecha de su primer contacto con la música de la iglesia ortodoxa.

En 1980 pudo abandonar Estonia junto con su familia con destino a Israel, aunque por último decidió establecerse en Viena y, más tarde, en Berlín.

Berny Siles

Berny Siles

Berny Siles realiza estudios en instrumentos de bronce y piano en la Escuela de Música de Paraíso, Cartago; y de composición musical en la Universidad de Costa Rica, donde estudia con Luis Diego Herra, Benjamín Gutiérrez y, principalmente, con Eddie Mora, con quien se gradúa en 1997 y 2005.  Educador y administrador de la Escuela Municipal de Música de Paraíso.

Su tesis de licenciatura en composición fue galardonada con el Premio Aquileo J. Echeverría de 2005. En 2009 participa en un concurso convocado por la Dirección General de Bandas para escoger una nueva obra y su Suite 1910 fue la ganadora. En el 2012 fue invitado al Festival de Música Latinoamericana de Caracas, Venezuela como compositor representante de Costa Rica.  Su repertorio recoge música de cámara, obras para banda, para  coro y para orquesta, muchas de las cuales son obras didácticas

Bohuslav Martinů

Bohuslav Martinů

Bohuslav Martinú nace en Policka, actual República Checa, en 1890, y fallece en Suiza, en 1959. La tradición musical checa de los Smetana, Dvorak y Janacek tiene en Martinu a su mejor representante en el siglo XX. Paradójicamente, en 1910, había sido expulsado de la Escuela de Órgano de Praga por su falta de aplicación. La base de su técnica musical la adquirió más adelante, como violinista de la Filarmónica Checa. En 1923 marcha a París, donde empieza a darse a conocer como compositor. En 1940, se establece en Estados Unidos y en 1953 en Suiza.

Autor prolífico, aunque vive la mayor parte de su vida alejado de su patria, los ecos de su tierra natal checa están presentes a lo largo de toda su producción. Adscrito al neoclasicismo, cultiva todos los géneros, destacando en el escénico con óperas como JulietaMirandolina y La pasión griega; y en ballets como Spalícek. De este extraordinario orquestador no pueden pasar inadvertidas sus seis sinfonías y obras como Frescos de Piero della Francesca.

Bohuslav Martinú es un compositor inmensamente variado y fecundo. Sus dieciséis óperas incluyen La pasión griega, Ariadna, y la ópera radial Comedia en el puente. Entre sus partituras de ballet se cuenta con Špalíček, basado en un cuento de hadas. En su catálogo de música orquestal hay una impresionante lista que incluye seis sinfonías y conciertos para diversos instrumentos, donde resalta la Rapsodia-concierto para viola y orquesta. Su música de cámara tiene una cantidad desconcertante de piezas: dúos, trío, cuartetos, quintetos, sextetos, septetos, octetos y nonetos. En cuanto a música para teclado, tiene muchas piezas cortas para piano, para dos pianos, así como, para clavicémbalo. Asimismo, Martinú ha legado música vocal y coral, entre la que destaca el oratorio Gilgameš, basado en una antigua epopeya babilónica. También, escribió partituras corales derivadas de temas bíblicos, y un considerable número de arreglos corales de música tradicional checa, eslovaca, y moraviana. También escribió canciones.

Página 19 de 33« Primera...10...1718192021...30...Última »
es_CREspañol de Costa Rica
en_USEnglish es_CREspañol de Costa Rica