Baluarte de la música académica del siglo XX

Sergéi Sergéievich Prokofiev es un compositor ruso, una de las principales figuras de la música culta del siglo XX. Nació el 23 de abril de 1891 en Sontzovka, cerca de Yekaterinoslav (actual Dnipropetrovsk, Ucrania). Estudió en el Conservatorio de San Petersburgo con los compositores rusos Reinhold Glière, Nikolái Rimski-Kórsakov y Anatoli Liadov. De 1918 a 1933, vivió en Europa, realizando giras como pianista en las que interpretaba obras propias como sus cinco conciertos para piano y sus cinco primeras sonatas para ese instrumento. En 1934 regresó a su país natal. Sus primeras obras, como el Concierto para piano n.º 1 (1911) y la Suite para orquesta (1914), le valieron fama de músico iconoclasta.

Pedro y el lobo, Romeo y Julieta y Sinfonía n.° 5, entre sus más brillantes obras

Durante los años en que vivió fuera de su país, compuso para el empresario de ballet ruso Sergei Diaguilev los ballets Chout (1915) y El paso de acero (1926), apoteosis de la industrialización que estaba produciéndose en ese momento en Rusia. De este mismo periodo son las óperas El amor de las tres naranjas (1921), basada en una fábula de Carlo Gozzi, y El ángel de fuego (1919, esc. 1955), aunque su obra más destacada es la Sinfonía clásica (1918), obra concisa e irreverente con armonías modernas y ritmos tradicionales del siglo XVIII que preconizaba el estilo neoclásico que dominaría gran parte del siglo XX. En 1923 se casó con la cantante de origen español Lina Lluvera. A su vuelta a Rusia en 1936, Prokófiev siguió componiendo con el mismo lenguaje musical y sus obras demuestran una extraordinaria integridad si se tiene en cuenta la presión impuesta por el dogma soviético del realismo socialista. Entre estas obras cabe destacar Pedro y el lobo (1934) para narrador y orquesta, el ballet Romeo y Julieta (1936, esc. 1940), la ópera Guerra y paz (1946, rev. 1952), la enérgica Sinfonía n.º 5 (1945), la suite El teniente Kijé (1933) y la cantata Alejandro Nevski (1938, para la película del director soviético Serguéi Eisenstein).

Aunque hasta ese momento había gozado del favor del gobierno, en 1948 fue censurado por utilizar un “excesivo formalismo” y armonías cacofónicas. Prometió componer con mayor lirismo, pero su ópera Cuento de un hombre auténtico (1948) fue de nuevo censurada. Su Sinfonía n.º 7 (1952, premio Stalin) le devolvió el favor del gobierno. Sergéi Prokófiev falleció el 5 de marzo de 1953 en Moscú (el mismo día que Stalin) cuando acababan de comenzar los ensayos para su ballet La flor de piedra (1950, escenificado en 1954).

Películas musicalizadas por Sergéi Prokófiev

Bandas sonoras

1934 – Poruchik Kizhe
Director: Aleksandr Fajntsimmer

 

 

 

1938 – Alexander Nevski
Director: Serguei M. Eisenstein

 

 

 

1944 – Iván El Terrible
Director: Serguei M. Eisenstein