Quien iba a sospechar que el nacimiento de una nieta pudiera dar forma a lo que hoy en día se convierte en la primera composición para Orquesta Sinfónica, de la compositora y pianista costarricense Pilar Aguilar.

Desde la temprana edad de 19 años, Pilar se perfilaba como una profesional sobresaliente iniciando una carrera promisoria con su solo para piano, y debutando en el Teatro Nacional en el año 1981. Con un perfil de proyección internacional impecable, Pilar Aguilar hoy dedica a su nieta, Valentina, la obra “Concierto Primavera”, confesando el retorno de “…la Primavera: cantaron los pájaros, regresó el calor del sol y florecieron nuestras vidas”.

Esta presentación ya marca un hito en nuestro país, representando, además la primavera en el liderazgo femenino innegable en la composición orquestal costarricense. La Orquesta Sinfónica de Heredia y su Junta Directiva, han ofrecido nuevamente las condiciones para que este acontecimiento histórico suceda.

La Elegía a la vida

Pilar Aguilar es una mujer con una proyección internacional bastante sobresaliente, tanto a nivel de composición, pianista, concertista y conferencista. Inicia sus estudios en piano en Costa Rica con Irma Schaubeck y el maestro Carlos Enrique Vargas. Y a sus 19 años inicia sus estudios internacionales en Inglaterra, en la prestigiosa escuela Royal Northern College of Music, en Manchester, bajo la guía del profesor de piano Derryck Wyndham. Especialista en piano, Pilar cuenta con diversos estudios académicos en Londres y España en áreas como ejecución del piano e interpretación pianística.

Con este perfil, y siendo una mujer costarricense, ha influenciado a muchas personas que tienen un interés en desempeñarse profesionalmente en la música, ejemplo de ello es su hija Grace Marín, con quien comparte conciertos y ha grabado un disco. Y con “Concierto Primavera” logra sobresalir, alcanzando uno de los objetivos de vida más importantes: una composición para orquesta sinfónica.

Dejando huella

Maestra incansable, Pilar ha influenciado la formación de muchos músicos costarricenses, algunos de ellos con una trayectoria sobresaliente, como el compositor y pianista Marvin Camacho, que ya cuenta con un importante catálogo de obras que ya forman parte del patrimonio costarricense. En su carrera como educadora ha innovado en la forma de enseñanza con su libro “Metodología de la enseñanza del piano con sólo la mano izquierda”, que será publicado Instituto de Música de la Orquesta Sinfónica Nacional. Este libro es calificado cómo “único en su género” pues recopila las enseñanzas que dio Aguilar a un alumno que nació sin su brazo derecho y requirió un extenso trabajo de investigación musical, edición y arreglo de obras específicas para la mano izquierda.

Alas abiertas

Pilar confiesa que se encuentra con alas abiertas, luego de que se enfrentara al reto de componer una obra para cuarteto de cuerdas y orquesta, solicitud que le hace Eddie Mora, el Director Artístico de la Orquesta Sinfónica de Heredia en el 2014 para ser estrenada con el Cuarteto Hispano como solista. Durante la preparacion de “Concierto Primavera”, Pilar contó con la compañía y supervisión de la compositora mexicana Gabriela Ortiz, lo cual afirmó su confianza en que su trabajo es verdaderamente bueno.

Pilar Aguilar forma parte de una nueva generación de mujeres creadoras que lucha por abrirse un espacio para exponer sus ideas musicales, en un campo en el que las mujeres han tenido pocas oportunidades. En el pasado hubo antecesoras que abrieron brecha en la composición: Dolores Castegnaro y Rocío Sanz también publicaron sus obras por medio de grabaciones y ediciones impresas. Sin embargo, el registro histórico de su trabajo es escaso.

Hoy, después de varias décadas, es la primera vez que se estrena la obra para orquesta, creada por una compositora costarricense viva. Este hecho es motivo de celebración y el inicio de nuevos caminos en la música costarricense.

Autores: Melissa Volio Cordero – Elías Jiménez García